Éxitos en sociedad

Comíamos tanto. Un churrasco entero. Y antes una pasta. Y después un pastel y un café. Claro, siempre empezábamos por unas papas al centro, de las que no dejábamos nada. Ni la canasta que las contenía.

Archivo en precipicio