Yo que nunca tuve una mascota

Y que siempre me pareció un misterio insondable el de los caracoles de jardín; de verdad que no puedo con esta sorpresa que salió un buen día del buzón.

Archivo en precipicio