Se liberaliza la economía cubana ¿hacia la justicia?

Existe un modelo de éxito en el mundo occidental. Ser blanco, ser rico, tener un auto de tales características, oír tal música, ver tales películas en cuales aparatos.

En occidente pasa este ciclo. La gente que no puede tener el montón de cosas que lo volverían exitoso (perdedor) se conforma con aspirar a tenerlas algún día. La mitad de la gente vive en el círculo de aspiración-frustración-culpa-indiferencia frente a la otra mitad, que no tiene acceso a los servicios elementales que le permitirían aspirar. La lucha de esta segunda mitad es más cruel, la de sobrevivir.

Que los cubanos puedan comprar reproductores dvd es algo bueno, supongo. ¿Pero hace de la isla un lugar más justo? La nueva burguesía que supone seguir el modelo chino o vietnamita ¿es buena simplemente porque permite resistir el embate de los Estados Unidos? Cómo hacemos que aparezca la motivación perdida por enseñar más, producir más, por hacer más trabajo voluntario, sin que esté el dólar de por medio. ¿La sola justicia, el solo mundo mejor es insuficiente?

5 comentarios:

  1. está en chino!
    no me hables de cubanos, donde vivo parece un cuba2

    ResponderEliminar
  2. Haía siglos que no venía por acá y ha sido genial estar de vuelta. COmo siempre, un placer.

    ResponderEliminar
  3. Creo que tocas la médula del problema planteado por Fidel de una forma políticamente incorrecta: ¿qué tan necesarios son en realidad para la especie los gadgets tecnológicos?...diseñados para ser socialmente obsoletos a los meses de haber sido adquiridos.

    ResponderEliminar
  4. Ud. anímese, caballero. Los tiempos del dólar están por pasar.

    ResponderEliminar
  5. El hecho de que puedan comprar un dvd los cubanos si lo hace un lugar más justo en la medida en la que ese avance significa justicia, porque los cubanos no tienen nececidades, pero sí carencias, y si antes carecían de un dvd y ahora no, por lo tantosus carencias se están haciendo menos. (por eso digo que sí es justo). Te voy a contar una historia: en Cuba la gente ya no gusta de ir al cine a ver en una pantalla gigante una película. Hay horarios para las películas en pantalla grande y para las películas en pantalla chica (utilizando un dvd). Nadie va a ver las películas en pantalla grande, pero en el horario de la pantalla chica la sala se llena y ahí están todos queriendo alcanzar a ver la tele y los subtítulos, moviendo de un lado a otro el ventilador para no acalorarse demasiado.
    ¿ves por qué es muy, muy justo que tengan dvd?

    ResponderEliminar

Archivo en precipicio