Hay que respetar el dolor ajeno. Guardar un silencio prudente. Y al mismo tiempo parar al que miente diciendo que el que fue un ladrón no lo fue.

9 comentarios:

  1. exacto. Pero sobre todo no tomar a la ligera las cosas, poque aunque un grandísimo ladrón está muerto, todavía quedan muchos como él, o peores esperando adueñarse de nuestros huesos.

    ResponderEliminar
  2. Yaaaaaa!!! Estoy hasta mi madre de escuchar lo bueno que era este señor!!! Cuándo sería bueno dejar la prudencia a un lado?

    ResponderEliminar
  3. ¿¿Renunció Paula Astorga??

    Yo lo único que le criticaba a la buena Astorga es que aunque supiera de cine, ella y su equipo no sabían NI MADRES de administración y organización.

    Cuando vayas a Morelia lo entenderás.

    Seguro será para bien este cambio.

    Pero...lo del cartel plagiado sí que es no tener madre.

    ResponderEliminar
  4. Luis Ricardo

    Así es, querido: las cosas en su justa dimensión. Resulta inadmisible que, merced al cariño personal -muy respetable en sí-, se pretenda transformar en héroe de la patria y demócrata ejemplar a quien nunca lo fue.

    Un saludito

    ResponderEliminar
  5. Aún más: los que de verdad están cometiendo una afrenta, son los que se aprovechan de un accidente para tratar de borrar un pasado en el que están implicados muchos "vivos" que ahora son defensores vehementes del muerto.

    ResponderEliminar

Archivo en precipicio