Qué bonita vecindad, el distrito 9 de Puebla

Al ver a la horrible candidata del combo PT-Convergencia que va por mi distrito; y sobre todo al oir sus gritos enloquecidos. Al recordar su promesa de hace un par de años, cuando al final de la mega marcha contra Mario Marín, el góber de los amigos pederastas, la ahora candidata prometió irse a vivir a una vecindad, se retractó y quiso confundirnos respecto de su concepto de pobreza. Por cierto, concepto y práctica que nunca le pidió nadie. Al verla como alternativa tan a la altura del PRD chucho, o del PRI, o de cualesquiera siglas intercambiables, consideré por primera vez la anulación de mi voto.

Pero la cuestión no es la candidata de "qué bonita vecindad, que bonita vecindad, es la vecindad de Maru, que no vale ni un cantavo, pero es linda de verdad". Porque finalmente, la esposa de Samuel Malpica no llegará al congreso. Voy a votar por el PT para mandar más diputados plurinominales del movimiento social a San Lázaro. Alejandro Encinas, por ejemplo.

Habrá que preguntar a la Coalición Salvemos (a) México de dónde sacaron tremenda candidata, pero mientras tanto habrá que decir algo sobre la anulación. Vale la pena tratar de anular al PRIAN y la debacle económica neoliberal. El único que puede hacerlo es el movimiento que dirige el Peje.

7 comentarios:

  1. Yo pensaba que nomás en el norte pasaban esas cosas y nos dejaban sin mucha opción para votar.

    ResponderEliminar
  2. Me duele decirlo pero a veces las decisiones del peje me hacen dudar, no de sus intenciones pero si de su capacidad para realmente hacerle frente al PRIAN... A veces nomas...

    (Por cierto, La ultima encuesta _Del Reforma- en el DF revela que el PT esta saliendo beneficiado del apoyo del Peje, pero convergencia no. Sera por cosas como esta?)

    ResponderEliminar
  3. luisricardo10 junio, 2009

    -claro, me parece que vemos que el PT se ha ido a la lucha con todo, pero que convergencia son un pelìn màs vividores.

    ResponderEliminar
  4. Primero hay que distinguir si se va a votar por un candidato (por su popularidad, buena reputación, esta guapo, etc.) o por la ideología que representa su partido. A niveles micro, yo me quedo con la primera. A macro, por la segunda. Por ponerte un ejemplo, yo JAMÁS votaría por Guadalupe Loaeza del PRD o Raúl Flores del PT-Convergencia. Eso no me hace "de derecha", sólo me hace una persona que no simpatiza con semejantes brutos.

    Por otra parte, me desagrada la visión de Estado del PAN, por lo que no votaré por él para diputados federales. Eso tampoco me hace "de izquierda", sólo me hace una persona que reprueba mediante su voto las gestiones panistas.

    Pero ¿Qué si no hay ni la una ni la otra? ¿Ni ideología convincente ni candidato efectivo? ¿No es esa la verdadera crisis democrática? Las ideologías están superadas; la lacra está refinada.

    ResponderEliminar
  5. y las expectativas del pueblo se quedarán por siempre hambrientas!

    ResponderEliminar
  6. aww creo q prefiero anular mi voto
    Espera¡ soy menor
    jaja no de echo si puedo votar
    pero todos los candidatos son una reverenda porqueria

    ResponderEliminar

Archivo en precipicio