Prometer no empobrece, la tenencia un poquito