Caricaturista Poblano – Luis Ricardo

Me encanta crear desconcierto y una pequeña incomodidad, estar constantemente en la línea entre no saber si es broma o verdad.

Cinco de la tarde con cinco minutos, sabía que ya se me había hecho ligeramente tarde para entrevistar a Luis Ricardo, caricaturista, artista y profesor que se caracteriza por la rareza, quién nació en la Ciudad de Puebla en 1979.

Cuando llegué al café donde nos quedamos de ver, me topé con un hombre grande, de lentes y barba tupida, trabajando en su computadora, muy en su papel.

¿Qué es el arte para usted? Se ríe un poco y empieza: el arte es trabajo humano mediante el cual los artistas reorganizan partes de la realidad, objetos, imágenes, sonidos, con lo que sea que trabajen, y lo hacen de un modo bello. Podemos tener arte acomodando piedras o con algoritmos, después de acomodarlo surge algo que no había, porque se fusionó algo que no servía junto.

La vida en el arte de Ricardo, podría decirse que comenzó al momento de ver uno de los cuadros de su tía, en este se retrataba una mujer soñando con un hombre, pero estaba pintado de tal grado que parecía que lo había hecho una niña; “al instante pensé “eso lo pude haber hecho yo” y de ahí comencé a dibujar todo el tiempo”.



Mis libretas de trabajo están llenas de trabajos porque es algo que muchas veces hago inconsciente.

Me gusta empezar con un rayón o una mancha y en varias ocasiones mis hijas pequeñas colaboran con sus propios dibujos, es algo bueno para mi.
Me gusta que los artistas sean sin política, pero que los artistas tengan un activismo político, como Germán List Arzubide, poeta de vanguardia que relacionaba sus obras con la tecnología.

El ashurado es una de las técnicas que encabezan la lista del artista ya que consiste en juntar las líneas de manera muy suave; del mismo modo, el poner las cosas fuera de sitio, muchos ojos y cabezas grandes son una característica de sus caricaturas.

Así mismo, nos comentó que ser artista representa una serie de problemas, desde el hecho de pagarse el lujo de ser artista con otro trabajo, por lo que gracias a eso no tiene que vender su obra para vivir.

Uno de los sueños del caricaturista es que una de sus obras sea publicado en The New Yorker..

Como mexicanos tomamos el riesgo de usar muchos colores y los trazos raros

Su consejo para los artistas emergentes:
“Principalmente que no consuman coca, que paguen su propia obra, que no se distraigan por la alfombra roja; mientras más raro, mejor.”

Archivo en precipicio

Caricaturista de Puebla./ La Caricatura en Puebla.