Laia se fue de Puebla a Barcelona cuando tenía nueve años. Ha dedicado todo este tiempo a la promoción de nuestras famosas ricaletas de chile mordisqueable, ha defendido nuestra pronunciación de la ce y de la zeta; y sobre todo, ha expandido la leyenda de nuestra octava maravilla: los colosales animales de cemento del parque Juárez.
Ahora que volvió de vacaciones, ha adoptado la absurda creencia de que lo colosal de aquellos elefantes y tortugas de concreto era sólo una cuestión de proporciones infantiles. Haberle enviado una fotografía a tiempo (por ejemplo de algunas personas junto a las esculturas) pudo haber revelado la verdad: En sólo quince años, Puebla se ha poblado de gigantes.

6 comentarios:

  1. Nunca me llevaste a la zona de los gigantes. ¿Son como del tamaño de Bolado? ¿Más grandes?

    ResponderEliminar
  2. jajajaja Bolado estaría perfecto para la foto.

    ResponderEliminar
  3. ... pareciera no tanto tiempo, pero es ma sde lo que muchos imaginan.

    Saludos

    El Enigma
    Nox atra cava circumvolat umbra

    ResponderEliminar
  4. HOLA....SABES NI IDEA DE KIEN SEAS...ES MAS ME ENCONTRE TU BLOG DE CHIRIPA PERO STA BN CHIDO

    ResponderEliminar
  5. Pues yo a ti te veo siempre muy gigantón.

    ResponderEliminar
  6. el enigma: mucho más.

    lokita: gracias. bienvenida de vuelta.

    niche: y yo a ti muy fotogénica.

    ResponderEliminar

Archivo en precipicio