No podía dejar sus ganglios en paz. Era toda una linfómana.

***

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Archivo en precipicio