La revolución pasará por esta esquina en (n) minutos

En esta mi ciudad pasan muchas cosas. De eso hablo siempre en este blog del modo monótono y repetitivo que usted ya conoce y favorece con su preferencia. Pero algo que nunca pasa (y tan nunca pasa que le dediqué una pequeña película fantástica en la que pum, pasa) es la revolución. Siquiera el murmullo de la cosa política es impensable en la ciudad de Puebla, pero hoy pasó algo.

Hoy mismo, mientras me daba clicks en ciertos anuncios de esta página (cosa que no es cierto, google) en el tiempo muerto entre la clase de escenografía y la de administración; escuché el rumor que ruge de cientos de personas pisando en una misma dirección. Y entiéndase que no digo revolución, dije pisando en una misma dirección. De modo que me salí del cibercafé al encuentro de la gente que marchaba, porque en ese horrible cortometraje fantástico, al personaje al que llamaríamos mi otro yo le pasaga igual: lo agarraba la revolución en la peluquería, y por miedo, sólo atinaba a preguntar sobre el juego de futbol. Pues yo no. Yo saldé mi cuenta del café y, a la consigna del bloguero consciente que se une al contingente, caminé, diríase que pisé con todos en la misma dirección.

La revolución pasará por esta esquina en (n) minutos
o Pequeña crónica de la marcha estudiantil contra el aumento de precio del transporte público en la ciudad de Puebla.

6 comentarios:

  1. Blogger sirako dijo...

    hermoso, a cada rato los granaderos frenan revoluciones, ¿qué sería del mundo si existiera eso que llaman libertad?

    espero que en esa marcha todo haya salido bien.

    ResponderEliminar
  2. perdón sirako, pero se me atontó blogger y cambié de lugar el post. gracias y muy pronto veremos si surte efecto el miedo o si surte efecto la confianza.

    ResponderEliminar
  3. O porque te da mellito el final feliz? jeje...

    ResponderEliminar
  4. Avísame cuando pase la revo, para tomarle fotos.

    ResponderEliminar
  5. He imagino con tristeza pero sin total resignación, que como pasa siempre en la realidad de nuestra ciudad y nuestro país, la revolución quedó en palabras y marchas, y poco se logró. ¿O me equivoco?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Ese "he" era sin ache: así nomás - e. ¿Ache se escribe con ache o sin hache?

    ResponderEliminar

Archivo en precipicio

Caricaturista de Puebla./ La Caricatura en Puebla.