Remedio infalible

Hace unos años en los que sufría de una tos imparable, me recetó el doctor una cucharada de Ambroxol cada ocho horas. En la impaciencia del día empecé a darle tragos cada vez más seguido hasta acaberme la botella en una mañana. Mi amigo Carlos y yo fuimos al médico, quien nos mandó a hacerme vomitar.

Ireri se tomó por error una pastilla que da dolores de cabeza y le pasé mi remedio infalible. -Pero tienes que estar lista junto a la taza, porque el efecto es inmediato, es casi un reflejo en tu estómago que se contrae y vomitas enseguida.

Muy bien.

Preparamos medio vaso de leche con sal e Ireri la bebió y se puso junto a la taza del baño. El sabor efectivamente es horrible- concedió.

El efecto inmediato no sucedió. Esperamos unos segundos a que el aparato digestivo rechazara el líquido, pero al parecer el aparato digestivo de Ireri había vencido a nuestro remedio infalible.

Después de una media hora Ireri apunta. "Voy a hacerme un sandwich." Me quité el sombrero. Yo siempre he respetado a los estómagos más poderosos que el mío.

9 comentarios:

  1. jaja.
    A mí de niña quisieron hacerme vomitar con una receta similar, debido a que había tomado una dosis de aspirinas muy por arriba de la dosis mortal para adultos (es que éran sabor naranja y color rosa de niña, fue irresistible acabar con el frasco).
    Me dieron todos los liquidos salados que pudieron, mostaza y huevo crudo, aceite de oliva con café, vinagre con pimienta. Lo tragué todo y pedí más.
    Una amiga doctora de mi madre, que estaba francamente preocupada por mi vida, finalmente metió los dedos a mi garganta tratando de producir la reacción vagal necesaria. La mordí hasta sacarle sangre.
    Terminé en la sala de urgencias y mientras los médicos me bombeában el contenido gástrico, uno de ellos dijo: "¿qué tanta cosa le dieron a esta niña? está a punto de darle una úlcera"
    Nunca entendieron porqué no me morí, yo creo que fue alguna reacción quimica entre el café, la sal y el vinagre con huevo.

    ResponderEliminar
  2. Panda, que suerte que del bombeado no pasó. A mi me gustaba comer mejoralitos, que también eran rosas y sabían mejor que los chochos. No quiero pensar cómo quedó mi hígado.

    Luis Ricardo, ¿le dolió la cabeza a Ireri? ¿O todo terminó en sandwich?

    No se que tan bueno sea eso de no poder vomitar. Yo me he intoxicado más de una vez por lo mismo. Las únicas ocasiones en que mi sistema digestivo se rebela es cuando me da migraña. Entonces también tengo que quedarme sentadita a un lado del baño, aunque no haya comido nada.

    ResponderEliminar
  3. y cómo le hiciste para quitarte la tos?

    ResponderEliminar
  4. Buenísima historia... pero la receta correcta era agua oxigenada (de la que se usa para heridas) con agua caliente. No la he probado en humanos pero bueno... tomar leche con sal tampoco es muy de humanos con buen gusto que digamos... y las del Panda menos... en fin... si nos podemos reír es porque nada grave pasó.

    ResponderEliminar
  5. A Ireri se le fue pasando, sólo fue un mal rato. Pero Panda, mis respetos.

    ResponderEliminar
  6. (fuera de tema) Señor, visite mi blog. Acabo de colgar una animación que le va a gustar.

    ResponderEliminar
  7. Tssss te perdiste la inauguración de la flamante mesa de ping pong en el cuec...

    ResponderEliminar
  8. Alguna vez yo hice lo mismo con el Ambroxol, si hubiera sabido...

    ResponderEliminar
  9. leche con sal? de verdad mis respetos

    ResponderEliminar

Archivo en precipicio

Caricaturista de Puebla./ La Caricatura en Puebla.