Mi hija

Discúlpenme si a alguien decepciono con estas palabras. Ya alguna vez me preguntaron cómo me siento de ser padre por primera vez y no atino a definirlo. 

A veces lanzamos muchos adjetivos demasiado rápido. De alguna manera siento que el hecho es "fantástico", y diría esto en el sentido literal, cortazariano. Siento como si me hubiera salido un tercer brazo. Creo que es lo que mejor describe la sensación de mi recién nacida hija.

Tercer Brazo
A cada momento compruebo que no estoy soñando. No entiendo lo que pasa, no dimensiono lo que implica su presencia. Pero, igual que si me hubiera surgido un tercer brazo -habiendo visto que se mueve- me queda claro que antes que nada, tengo que cuidar que no se me caiga.


5 comentarios:

  1. Creo que es no sólo honesto sino verdadero lo que dices. Tener un hijo es tan extraño como un tercer brazo. El romanticismo social es sólo una forma de consolarse ante el madrazo afectivo que es tener un tercer brazo, ojo o pierna. Eres un gran y honesto padre, y la decepción no tiene lugar aquí. Abrazo y Admiración.

    ResponderEliminar
  2. ¿Decepción? ¡Jamás! Me encantaría seguir leyendo de ese proceso, tan maravilloso como difícil, de ir creciendo como papá. Espero ir a verlos pronto :-)

    ResponderEliminar
  3. Awww.

    Espero que nunca se te caiga.

    Muchas felicidades a ti y a Ireri. ♥

    ResponderEliminar

Archivo en precipicio