SueƱos II

SoƱƩ que veƭa una pelƭcula que no he visto. Entonces tenƭa que ir inventando la pelƭcula sobre la marcha. Salƭa una mujer de rostro pƔlido sin nariz ni boca (era un sueƱo de miedo). La mujer se hacƭa presente con unos aterradores tenis converse de colores.

En el sueƱo uno es proyector, sala, pĆŗblico, director y pelĆ­cula. No puede salir todo tan bien. Ni tan terrorĆ­fico, ni tan real, ni tan soƱado, ni tan como en las pelĆ­culas.