No podía dejar sus ganglios en paz. Era toda una linfómana.

***