Albert Pla y el lado más bestia de la vida