Mural: De cómo una niña domesticó a un toro salvaje

Autor: Ernesto de Chigmecatitlán Puebla.
Cuenta la mujer de Ernesto que primero se pintó el mural y luego se puso un altar frente a él. Como el mural les parecía irrespetuoso hacia la imagen decidieron cubrirlo. Pero como tampoco quieren taparlo para siempre, le colocaron una cortina.

Archivo en precipicio