La fiesta de la hispanidad


Hace muchos años, tres carabelas se estacionaron en las albercas (piscinas, dirán ellos) del Parque España II. Los tripulantes saludaron a una rana americana -que, claro, quedó con la quijada abierta de la emoción- y desembarcaron para departir en una colorida y folclórica fiesta: la fiesta de la Hispanidad.

¡Tierra a la vista! ¡Bienvenidos visitantes!

Estrenaba una Olympus XA con película china



Y estaba en Tlatelolco, rumbo al curso de cine en dos días, de un gringo que representa todo lo contrario de lo que a mí me ha gustado siempre de un curso de cine. El gringo es práctico, no hace grandes referencias a grandes películas, le parece que a la primera película de Jarmusch le faltan close ups.

Quizá, si hubiera estado en mi ciudad, me habría salido bastante rápido por un café que durara los dos días del curso. Pero estaba en Tlatelolco y había pasado muchas horas en autobús para llegar ahí. (Tampoco conozco una buena cafetería cerca). Estaba emocionado tomando fotos blanco y negro con la Olympus XA. Me quedé a escucharlo hasta el final y vi bien claro lo que me falta a mí para hacer una película: Ponerlo tan fácil como este gringo.

Lástima que algunos somos cobardes y complicados.

Aquel famoso café

Mi abuelita, cada tanto, recibe la visita de sus sobrinas. Ellas, como los reyes magos, le ofrecen, a guisa de obsequio, un combo de quesadillas y memelas.  Cada quien tiene en mente lo que puede ser un buen obsequio. En este caso, las memelas son grandes plastas de masa de maíz fritas en manteca de cerdo, con salsa y queso. Ella nunca hace gran halaraca de estos almuerzos. Más bien prefiere llevar un perfil modesto, también alimentario.





Luego de una de esas bacanales de memelas y quesadillas de chicharrón, mi abuelita entró a la casa y eructó de una manera profunda, llena de sabor, justo enfrente de mí.

Intuyó mi sorpresa --y el súbito alejamiento-- y sintió que se debía justificar.

--Es que me cayó pesado el café, me dijo.

Seguro que sí, abue, seguro que sí.

11:18


Cargado originalmente por BrokenWing739

Un amigo nos contaba que participó en un concurso contra la piratería, organizado por la cadena Fox. Su proyecto trataba de unas cucarachas y algo más, que no recuerdo. Seguramente equiparando el delito de no pagar licencias con la condición de cucaracha; también llamada cucarachez. El amigo confesó, sin darle mayor importancia, que su producto audiovisual había sido editado con software pirata.

***

Un fotógrafo doctor, especialista en diabetes, despotricaba contra alguien que había tomado una de sus fotos de flickr y la había usado para ilustrar un post. De la misma manera en que yo lo hago con la foto de las 11:18 sobre este texto. El fotógrafo doctor llamaba ladrón a quien había tomado esa foto sin permiso.

Yo le pregunté al doc. ¿Usted bajo qué licencia comparte su material? ¿Que le den crédito, que no la modifiquen, que no la usen con fines comerciales?

--Bajo ninguna, me respondió indignado. "A mí me gusta que acudan a mí y me pidan mis fotos".

Pienso ahora: quién le va a pedir sus fotos si usted insulta y llama ladrones a los que las han usado. Sobre todo, si usted no avisa que está dispuesto a compartirlas.

***

La foto que ilustra este texto está a disposición de todos ustedes, para ser reproducida sin modificación,  dándole crédito al autor y sin fines comerciales; bajo una licencia de Creative Commons. Igualmente, todo el contenido de este blog y todo lo que mi alter ego de internet ha subido a flickr.


Si algún lugar le da esperanza al mundo, el lugar es este, nuestra América. ¿No es cierto que todo cambia? ¿Verdad que ya cayó?

Este panoramón

Ayer, sin proponérnoslo, hacíamos una alentadora quiniela. Al parecer nadie tiene buenas expectativas de la situación de nuestro país. Las posibilidades que enumeramos fueron.
  • Estallido social próximo.
  • Estallido social próximo con narcoviolencia.
  • Estallido social próximo con represión militar y policiaca.
  • Estallido social próximo con intervención de guardias blancas y grupos paramilitares al servicio de caciques y grupos fácticos.
  • Aparición de medios de comunicación populares, movimiento social organizado, presión para elecciones limpias en 2012 y convencimiento de los movimientos sociales de ir juntos a la elección. Transición democrática. Ja, este último inciso me lo acabo de inventar.

Que no les pase de largo, fotógrafos


Alguien del grupo de Flickr llamado "Arquitectura Poblana" comentó con un emoticon de extrañeza esta foto. Se trata, seguramente, de extrañeza porque mi horizonte está caído, porque mis personajes están muy cerca para ser insignificantes y muy lejos para ser protagonistas. También, supongo, que no estoy cuadrado ni a la arquitectura colonial que nos dio el estatus de "Patrimonio Mundial", ni a la arquitectura moderna, que ha de posicionar a la Puebla entre las megaurbes. Qué digo "megaurbes": "megaubres" del continente.

En fin, soy un desastre como fotógrafo. Raúl Gil debería dirigirme la palabra sólo para retirármela al instante. Lo que no calculan, fotógrafos de zooms del tamaño de un fémur, es que al policía está a punto de caerle un tinaco rotoplás de mil litros y que el otro hombrecillo lo rematará, de un mesazo de té de tres patas y media. Eso, en buen castellano, se llama oportunidad.

La escopeta de la película

 Por Luis Ricardo

Voy a dar un palomazo de clase de Lenguaje Cinematográfico el lunes. Veremos Shooting list, storyboard y plantillas; o sea, realización. Algo que no veremos en clase es lo siguiente.

Jesús Moisés Rodríguez y Rubén Mendoza en Los Bastardos

***

En Los Bastardos (Amat Escalante, 2009), cuando la mujer fuma su crack, la cámara empieza a  ondularse, un movimiento casi imperceptible. Tan imperceptible que, tal vez, si se viera en la tele no se notaría. Ni en el ipod. En el cine, sin embargo, algo nos da náuseas. Esa tensión mental del personaje ya la habíamos conocido en Mulholland Drive, en la secuencia de la pesadilla de la cafetería, pero sin náuseas.

***

Decía don Amat que él había querido hacer un western, y claro que lo hizo. No  sólo de llegar antes que el adversario por la pistola, sino de llegar antes que el adversario por la escopeta. Amat Escalante sabe muy bien que, como buenos mexicanos, no nos toca un revólver, sino una escopeta. Un poncho, un bigote. Este hombre sí conoce y quiere el género, no como Ang Lee y su romance de vaqueros.

Amat nos regala un recurso memorable. El panning que une   ̶o separa  ̶ a los hermanos, metidos en un lío del que todavía no tienen idea. Primero vemos a Rubén, que toquetea el piano, giro a la derecha, Jesús está a punto de toquetear a la mujer. Ya escucho la pregunta de Ayala Blanco: ¿El giro los une o los separa?

En qué piensas cuando compras


Si lo piensas, es muy raro que un objeto tan bello como este Volkswagen Safari no cueste casi nada. El mariscal Rommel usó este modelo en la campaña de África de la segunda Guerra Mundial y lo hizo pasar por tanque de guerra.

Es el auto más bello del mundo. No vale nada.

Common People en catalá

Mi primo Chacho ha encontrado esta versión de la rola favorita de las pistas de baile, de Alex Murillo, mía; y de toda una noventera generación que fantasea, de vez en cuando, con no tener que pensar en el precio de las cosas.

En catalán es una canción igualmente simpática, igualmente prendida.

Interpretada en vivo por Manel en un mercado barcelonés, resulta sensacional. ¡Ese es el feeling!

Sing along with the common people:

S'havia estat cultivant per Grècia, i havia après que és tan important viatjar i jo l'escoltava i deia: "si, si, és clar" seu pare acumulava grans riqueses i jo vaig dir: "en aquest cas, si us plau, anul la cervesa i Posi'ns el vi car "Li va semblar genial Va fer un copet, em va mirar i va dir: "vull viure com viuen els altres, vull fer les coses que fa la gent normal dormir amb qui dormen els altres, estirar amb gent normal com tu " i assumint aquell paper, vaig dir: "bé, veurem que es pot fer" La vaig portar a passejar pel mercat del barri em va semblar un escenari adequat per a començar Va dir: "d'acord, ara es veu que no tenen ni un duro" i va riure i va dir: "! quina gràcia, què estàs boig, ets molt divertit! " Doncs, francament guapa, no sembla que ningú estigui rient aquí Ja t'has pensat millor allò de viure com ho fan els altres, veure les coses que veu la gent normal, dormir amb qui dormen els altres, acostarte amb gent normal com jo I ella no entenia res, i em agafava del braç Comparteix pis amb estranys, busca un treball formal, puja al metro als matins, veu al cinema alguna nit però igualment mai entendràs el que és anar passant els anys esperant la solució que es carregui tanta por No, tu mai viuràs com viuen els altres ni patiràs com pateix la gent normal mai entendràs el fracàs dels altres mai comprendràs com el somni se'ns va quedant a riure i beure i anar tirant i si es pot, ja saps, agafar de tant en tant. Prova a cantar si ho fan els altres i canta forta si et sembla interessant riu a pulmó si ho fan els altres però no us estranyi si et voltes i es riuen de tu que no et sorprengui si estan farts de tu jugant a ser com és la gent normal. Vull dormir amb gent normal com tu ...

El estado de este cerebro

Para este monero las cosas están pasando demasiado rápido. Las pastillas que han cambiado el comportamiento de mi cabeza están logrando un efecto completo. Mi vida laboral estaba destruida hace un año. Ahora la gente vuelve a confiar en mí. Un guión para TV UNAM, la publicación de caricaturas en La Jornada de Oriente; incluso la cancelación del curso de animación al que estoy preinscrito en Cuba.
Hay veces en las que a uno le toca presenciar una riña callejera y, a la distancia, puede tomar conciencia y ponerse a salvo. Hay otras, en las que uno aparece dentro de la riña y, lo que corresponde, es tirar golpes antes de ponerse a salvo. Eso es lo que estoy haciendo. Para alguien que siempre se puso las manos sobre la cabeza a esperar los putazos, este es un avance sustancial.


Entierran bajo las tuberías los vestigios de Cholula

Las obras del colector pluvial dejaron al descubierto vestigios de valor incalculable.

Las autoridades no están dispuestas a proteger o, siquiera a documentar, ese patrimonio y dan plazo de una semana para que continúen las obras del colector pluvial, destructor material del patrimonio cholulteca.

Se destruirán pinturas murales, vestigios arqueológicos, basamentos piramidales y la oportunidad de investigar sobre el lago de San Juan, que aparece en las crónicas de la conquista española de Cholula, segunda ciudad más poblada de América a su llegada.

Julio Glockner: "Las zona arqueológica que ahora se va a destruir muestra construcciones muy elaboradas y apuntan a primera vista a habitaciones de pilli o nobles; sin embargo, lo más importante esta en determinar la fechas a las cuales corresponden esas construcciones; si hay vestigios más antiguos abajo y –tratándose de una zona que fue tránsito de los españoles que vinieron a la conquista de la ciudad– qué papel este cuadrante habitacional de Cholula jugó en la defensa de la ciudad indígena en 1519. Se trata de una zona cuyo valor histórico y simbólico para la historia indígena de Cholula y México no puede ser subestimado."
Eduardo Merlo, el antropólogo funcionario, avaló la reanudación de la obra dañina del patrimonio y, con descaro, pidió dinero para que el INAH estudie lo poquito que rescataron del sitio. Aquí una foto de lo poquito que rescataron.

Ireri y las escaleras exteriores de Montreal

Pregunté en una tienda de fotografía de Montreal si tenían película lomográfica.

-¿Lomografía? -Me contestó el hombre. Ah, claro, esa gente que toma fotos con Holgas. ¿Buscas película 120?

-No, rollo 35; pero ojalá tengas Agfa caduca, lucky de China, algo loco.

-¿Ilford?

-That'll do.

Tengo el presentimiento de que 1998 será un gran año

Se pronostican calles llenas de subidas y bajadas, cielos un poco morados (¡cielos!) y los autos ochenteros vuelven a circular con mucho éxito. Vemos un desaforado optimismo revolucionario para los latinoamericanos e indiferencia política para los nacidos bajo el signo del sol naciente.

El año noventa y ocho viene emocionante. Hay que elegir el atuendo adecuado para recibirlo.

Ese «algo» de la foto analógica

 
Ahí tengo un par de rollos listos para revelarse (desde 1998). Los voy a llevar a revelar porque aquel bono de un peso la foto que nunca estrenaste, lo estreno hoy.

He dejado asuntos pendientes, algunos de ellos durante once años. Este en particular, la fotografía analógica, me gusta, porque deja algo a la imaginación. Todo lo contrario de aquellos fotógrafos que te muestran el resultado de sus/tus imágenes megapixeladas, para que las apruebes con un movimiento de cabeza.

(¿La imagen latente estará por ahí, latiendo? ¿Se habrá continuado exponiendo todo este tiempo, o manchando?) WalMart, un poco más adelante, nos lo dirá.

El rollo Jessop lo vendían en Leicester, era el barato. La cámara era desechable. (Más bien fue desechada) Que mi imagen de juventud y la de mis amigos de entonces a quienes no he vuelto a ver, me agarren confesado.

iGoogle Theme

Hemos lanzado un par de diseños para la página de inicio iGoogle, el lugar que te permite leer tus mails, revisar seis o siete diarios, tuitear, feisbuquear, etc. desde la misma página. Para probar el tema, dar click en la imagen. A la derecha está el otro diseño.

***

Proficiency in English, ¿qué diablos significa?

Mi amigo Luis, que vivió un año en Missouri, piensa que debió presentar el examen al Proficiency in English justo al terminar su curso de maestro de inglés, con la inercia de la práctica diaria del idioma. Yo le preguntaba si él creía que, ya viviendo en México, es más el inglés que uno olvida o el que uno aprende. ¿Será mejor presentarlo antes o después en la vida?

Para tremendo examen, hay que leer las novelas sugeridas, pulir la gramática, los verbos compuestos, las preposiciones, el vocabulario; pero eso siempre. Por cierto, en agosto se dan informes para el examen de diciembre. Es un examen que se puede presentar en dos fechas del año nada más.

Luis y yo creemos que es más lo que aprendemos que lo que olvidamos. Esa es la razón por la que yo no volvería a los 18 años. Esa, que es la mayor razón de todas: no quiero quedarme otra vez sin palabras.

El regalo del Plateau

Chistoso que aquel barrio se llame Plateau, porque toda la ciudad, entre el cerro y el mar, justamente lo que parece es un plató. En Montreal, una disposición oficial del siglo XIX exigió a los habitantes que dejaran un espacio verde a la entrada de sus casas. Los montrealeses recuperaron ese espacio, que les parecía desperdiciado, sacando las escaleras a la calle. Eso derivó en la invención del horroroso duplex y en las casas estilo Montreal.

Bueno, veníamos caminando por el Plateau, Ireri se lamentaba de que la película que estaba en la cámara era la ilford, que no mostraría los colores de las casas, por cierto lindísimos; cuando vimos que un hombre mayor rodaba una alfombra por la calle, doblado por la mitad.

Puede que esta fotografía sea buena o no tan buena. Para mí lo importante es que me pasó, por primera vez con mi cámara Yashica Electro nuevecita modelo 1967, lo que podemos llamar la suerte del documentalista. Ese momento -que nos toca ver con la cámara en la mano- en que el dormido despierta, el desesperado echa a correr, el botón abre, el perro monta a su compañero, el sindicato toma por la fuerza la sede del Ministerio de Educación, el glaciar se desploma.

El regalo de la naturaleza, lo llama Carlos Mendoza. Hay que traer la cámara y esperar.

Hombre del mural y otras edificantes historias de Montreal

Este hombre ha sido inmortalizado en los muros de un bar de Montreal. En los años sesenta, la revolución silenciosa luchó para que el pueblo de Quebec tuviera derecho a usar su lengua, su escudo, sus colores y sus formas de pedir dinero en la calle. La foto fue tomada el tres de agosto del 2025.

***

En Montreal, como en todo el mundo, hay una guerra de las compañías telefónicas. Este anuncio me gustó mucho.

Esta chica es toda una bocazas. Hay grandes campañas de mercadeo, a las que el mismísimo Cristo Jesús les ha plantado cara.

Si bien, personalmente prefiero aquel espectacular ateo: "Probablemente Dios no exista, deja de preocuparte y sé feliz"

Orden

Nos decía una tía que Ireri y yo estamos haciendo las cosas al revés. Primero vivimos juntos, ya desde hace unos meses. Luego nos vamos de luna de miel (mañana a Montreal/ ¡Saludos desde Montreal!) Luego nos vamos a casar, bueno a hacer una gran fiesta, aunque no firmemos ningún papel ni vayamos a ninguna iglesia.

Yo le decía que luego vamos a empezar a salir y al final final, el último día, nos vamos a conocer. Las cosas como deben ser.

Foto de Benjamin Harlow

Pope

***

Uno puede calcular la temperatura que hace en un fotograma.

¿Diez grados centígrados para este fotograma de Kaurismäki? Máximo.

La Italiana

Moderno pastificio

Cerca de la casa de mis papás, en Puebla, hay una fábrica de pasta, ahora también productora de noodles -ahí radica el moderno pastificio del letrero- y tornillos a l'arrabiatta, listos para hervir y servirse.

La fachada del edificio remata con un arquito italiano.

Si a alguien le he hablado del color del cielo en Puebla, a esto me refiero.

También aprovecho para presentar en sociedad mi cámara YashicaElectro35GS. Qué bonita es. Muy a la orden.

Coraline y la llegada del nuevo tren

Una película hablada, a color y en bulto, no es cine, es teatro.

Anoche en la función 3D de Coraline nos pasó un poco lo que al público de Paris que, en 1896, salió disparado de sus asientos al ver pasar un tren de película tan cerca de ellos, como si fuera un tren real. La proyección en 3D, en especial en aquellos momentos de animación 3D tradicional no digital, fue como meter la cabeza en una función de nickelodeon con títeres, lo que también podríamos llamar un teatro negro de prángana, en la que las ideas de profundidad de campo, primeros, segundos y terceros planos, cobraron un sentido literal.

El espacio se transforma brillantemente en caja de luz, lienzo en blanco, sets fantásticos o más realistas, del tipo Toy Story. Pero con personajes diseñados en clave de muñecos y no de actores. La gran metáfora del títere contada con títeres.

Si el cine 3D desplazará al cine animado tradicional, o aun si todavía se le puede llamar cine, no lo sé; pero sí que agradezco empezar a recorrer mentalmente ese y todos los senderos posibles, desde la puerta del tamaño de una muñeca, de Coraline.

No. Ya no aguantamos un solo juego de palabras más con el título de esta película

Rudo y Cursi (México, 2008) Dos hermanos plataneros, uno Rudo (Diego) el otro Cursi (Gael), devienen futbolistas fenómenos, como antes lo fue Resortes; por la intercesión de Batuta, un pintoresco promotor deportivo que anda en cada secuencia con una mujer exuberante de distinta raza; para conocer las mieles de la fama, grabar un disco grupero y cantar como ni en La mala educación habíamos visto a Gael, caer estrepitosamente en todos los vicios conocidos del medio, y volver al pueblo original con la cola entre las bien formadas patas.

La fábula fenomenal presenta veladas alusiones al Jorge Vergara dueño de Omnilife y su intrusión en Las Chivas ("son de la secta de MaryKate"), Cristos crucificados con guantes de portero y que guiñan el ojo en hologramas enmarcados. Acentos costeños norteños imposibles, pero entrañables ("Qué güeey") e incluso formas cariñosas copiadas al mánager argentino ("Hasta luego, queriiiiido"). Una Ninel Conde que ya el más feo de los futbolistas del Amaranto se había pisado, mucho antes que Gael, el Cursi, etcétera.

Una comedia sobre la eterna ignorancia del atleta nuevo rico Púas Olivares y sus explotadores. Una difusa Provincia Mexicana filmada en parte en Venezuela, donde las mujeres tienen un hijo con cada hombre que llega al pueblo, empeñan la licuadora y se rinden frente al narco rey.

Luego de verla, uno piensa que nació una verdadera estrella para la comedia, Diego Luna, que el guión funciona bien. Pero al final, no puede sino pensar que Batuta, el personaje-narrador, no termina de ser el cínico traficante de piernas que necesitamos y acaba rematando con un cursi "por amor al fútbol"; rebasando por la derecha a los hermanos cursi de verdad, Carlos y Alfonso Cuarón.

Esta película no supo elegir entre un narrador cínico o un poeta. Terminó por no decantarse por ninguno. Desde luego que esto no es culpa de Francella. Él, como Batuta, está formidable.